domingo, 20 de diciembre de 2009

SIGNOS ASTROLÓGICOS: PISCIS


PISCIS, signo Común y de Agua
Planeta regente: Neptuno
Del 20 de febrero al 20 de marzo

REPRESENTA: “YO CREO o YO DOY LA VIDA” por su fe en lo divino y su espíritu de sacrificio.

SIMBOLIZA: La receptividad a lo suprafísico; la hospitalidad, las debilidades personales y la caída en los peores vicios; la mediumnidad; las instituciones de caridad; el chismorreo; el carácter fraternal y compasivo; los enemigos ocultos; el interés por el ocultismo y el misticismo; el desequilibrio mental; la fe; el aislamiento involuntario; la huída de los problemas; la asistencia social al nativo; la inspiración artística; el espíritu de sacrificio; los trabajos obscuros o ilegales; la inspiración y la clarividencia; la capacidad de perdonar; la superstición; el destino inevitable; la filantropía; las enfermedades crónicas; la indecisión; la timidez; la bondad y la adaptabilidad.

NOTAS CLAVES POSITIVAS: Generosidad, filantropía, pacifismo, simpatía, compasión, afecto, humanidad, bondad, sensibilidad y receptividad a lo oculto, arte, caridad, introspección, sueños, inspiración y clarividencia, profecía, adaptabilidad, elevación, sacrificio personal y renuncia material, hospitalidad, intuición, humildad, imaginación, interés por lo religioso.

NOTAS CLAVES NEGATIVAS: Debilidad ante aquello que le puede dominar e intoxicar, perezoso, inestable, psíquicamente influenciable, poco creíble, apático, mediumnidad, doble moral, ideas irrealizables, mente caótica, imaginación fantasiosa y negativa, poca capacidad de lucha y responsabilidad, neurótico, falta de confianza propia, superstición, chismorreo, falta de iniciativa y voluntad, indecisión, carencia de aptitudes, fatalismo, traición y engaño.

Si estudiamos la naturaleza de los signos del horóscopo nos daremos cuenta de que éstos representan el desarrollo y la evolución de la conciencia de la humanidad a través de las experiencias en los diferentes signos y renacimientos. Piscis es el último signo y representa el final de un ciclo que comenzó en el egoísta e impulsivo “Yo soy” de Aries y termina en la naturaleza altruista y fraternal de este signo. El ser humano está evolucionando a través del renacimiento y de la ley de causa y efecto y por eso, en cada vida renace con unos objetivos y bajo la influencia principal de dos grandes fuerzas: el signo del Ascendente y el signo Solar. Por consiguiente, Piscis es el resultado del trabajo de un ciclo sobre los demás signos y por tanto renacerá para hacer frente a su karma maduro (inevitable) y así estar listo para comenzar con las nuevas energías del YO de Aries. El nativo de Piscis debe esforzarse, por tanto, en demostrar su naturaleza filantrópica y fraternal pues, no en vano es el símbolo que representa a Cristo al cual, algún día, tendremos todos que imitar.
Generalmente, el nativo de Piscis es fraternal, compasivo, humanitario y filantrópico. Por otro lado, suele interesarse por el misticismo y el ocultismo lo que, junto a su inspiración, hace que a veces desarrolle dotes proféticos que le ayudan en gran medida en su desarrollo espiritual (siempre que haya aspectos favorables y ninguno en contra en su horóscopo) Es sensible y bondadoso, interesándose por los oprimidos, los necesitados e incluso por el bienestar de los animales a quien también atiende con amor. Quizás por eso no le guste crear conflictos ni hacer daño a nadie, claro que, otros se aprovechan de él precisamente por su carácter compasivo y benévolo. Esta clase de Piscis parece sentir la necesidad de ser caritativo y de sacrificarse por otros, pero hay casos en que, su debilidad por la vida fácil, cómoda y ociosa y su carácter indolente y fatalista, le pueden hacer caer en los placeres y vicios más inmorales. Si un nativo de Piscis llega a esto se podría convertir en un parásito de la sociedad o terminar su vida recluido o acogido en algún sitio especial.
Piscis muestra muchas veces una gran intuición y puede tener algún presentimiento o visión de algún hecho futuro pero eso no significa que le guste esforzarse ni física ni mentalmente, sin embargo, es posible que se decida a seguir alguna línea de actuación que le relacione con las artes, la religión o el ocultismo. Con poca voluntad e iniciativa y, a su vez, falta de confianza propia, puede terminar siendo un imitador de otros. Su exagerada modestia, sus dudas y sus pocas ganas de luchar suelen ser impedimentos para alcanzar el éxito pero algunos de los medios para conseguirlo será como colaborador o asesor de otra persona de mayor rango. No suele alcanzar un gran éxito social ni profesional pero, en ciertos casos, sí adquiere algún reconocimiento, por eso debería tener más iniciativa, audacia y discernimiento. En líneas generales, el nativo de Piscis suele elegir una de las dos siguientes líneas de conducta: 1ª. El que no se identifica con ningún aspecto terrenal y tiende a evadirse para profundizar en lo universal y espiritual; y 2ª. El que evita sus responsabilidades y frecuenta lugares poco deseables, cayendo en el consumo de productos tóxicos, y terminando su vida sin conseguir ninguna meta. Este último, débil ante las tentaciones y lleno de objetivos quiméricos y utópicos, hace que su vida sea inestable y en muchos casos caótica. Sin embargo, a veces, el nativo descubre el verdadero sentido de la vida y dirige sus esfuerzos por caminos morales, éticos y de amor al prójimo; entonces, a modo de milagro, se redime y encuentra la felicidad interna.
Los nativos de Piscis suelen ser sensibles a las influencias externas y débiles ante las tentaciones, sugestiones y presiones de los demás, lo que es peligroso para ellos por su falta de discernimiento y de voluntad. Muchos son los que han sucumbido a la tentación del alcohol, de las drogas, de falsos amigos, y de otros que les han llevado a practicar el espiritismo o la magia negra. El nativo de Piscis debe saber que con esa conducta no va a convertirse en santo, no va a obtener poderes de ninguna clase, ni va a contactar con las entidades celestiales, sino que más bien puede ser obsesionado y terminar muy mal; por consiguiente, debería de andar por el camino de rectitud, de devoción a Dios y de servicio a la humanidad. Hay Piscis que anhelan alcanzar los mundos invisibles conscientemente y desarrollar poderes como, por ejemplo, la clarividencia, y para ello no cumplen con sus deberes y responsabilidades ni afrontan su destino con dignidad. Éstos son los que caen en alguna de las tentaciones mencionadas sin saber que se están creando un futuro destino lleno de pruebas, dolor y limitaciones. Por consiguiente, el camino más seguro y mejor que deben seguir es el del sacrificio por los demás sin esperar nada a cambio. De una forma u otra, el camino de Piscis es el de servir y amar al prójimo porque más perfecto que el amor no hay nada.
A Piscis le podríamos calificar de “indiferente ante el mundo” porque no le afecta casi nada, su carácter ocioso, pensar que el destino o que Dios le facilitará lo que necesite, y pasar incluso de los insultos o críticas, son algunos de los motivos para conceptuarle así. Estos nativos no suelen tener ambiciones de riqueza, poder y ni siquiera de obtener un cargo importante en una gran empresa donde pudiera ganar mucho dinero. No es que desprecie todo, y menos el dinero, sino que es más feliz en su mundo de sueños mientras piensa que es mejor vivir la vida fácil, cómoda y sin esfuerzos. No les preocupa el futuro, no son codiciosos sino conformistas, no les gusta el desafío y, por tanto, nadan a favor de la corriente donde ésta les lleve; no se quieren dar cuenta de que la vida ociosa y placentera es una trampa para ellos porque no extraerán casi ningún provecho de la misma. Piscis necesita precisamente lo contrario, esforzarse por conseguir objetivos, vivir las experiencias con intensidad para aprender de ellas y, como resultado y con el fortalecimiento de la voluntad, vencer esa tendencia pasiva. Tampoco les gusta verse confinados entre cuatro paredes y muchas veces prefieren dejar que pase el tiempo buscando pretextos para trabajar por una mejor calidad de vida, prefieren refugiarse en sus ilusiones románticas y pacíficas que tomar decisiones o iniciativas que, con un poco de esfuerzo, les traería el éxito en muchos aspectos de la vida. No es que no les atraiga nada, el mundo del esoterismo, el artístico, el ocioso e incluso el espiritismo son algunos de los lugares donde se encuentran cómodos, pero para que se esfuercen tienen que verse, en cierto modo, desesperados por el fracaso. Todo lo anterior no significa que no haya nada que les conmueva o que les haga reaccionar porque también tienen su genio y pueden perder los nervios pero, aunque se encolerice y tenga por momentos una lengua mordaz, no tardará mucho en volver a su estado de calma y tranquilidad.
Cuando la intuición o la inspiración de Piscis hace que perciba la oportunidad de progreso y toma la decisión, el nativo podrá alcanzar el éxito y la fama, pero si está ensimismado en su mundo subjetivo y deja pasar de largo la oportunidad, es posible que la vida le causa mucho dolor. No se debería considerar a Piscis como débil sino como falto de apercibimiento de la oportunidad que hace que cuando se dé cuenta sea tarde; solo necesitan una decisión firme que les haga salir de sus sueños e ilusiones. Naturalmente que la razón y el discernimiento deben ser la base de sus iniciativas porque es la única manera de que se dé cuenta de que el dinero que necesitamos para vivir no le caerá del cielo ni lo conseguirá por arte de magia. Si unimos su intuición al discernimiento comprenderemos que es la mejor manera de alcanzar lo que se proponga además de su seguridad y confianza propia. Si, por el contrario, pasan los años y no toma la decisión correcta en el momento oportuno, es muy posible que siga siendo feliz por el simple hecho de que no le falte para vivir pero nunca podrá llegar a grandes alturas por lo conformista que es. En estos casos vivirá una vida superficial (salvo que su pareja u otra persona le beneficie en el matrimonio o en lo laboral y económico) aunque, eso sí, seguirá viviendo felizmente en sus románticos y emocionales sueños pero mucho más en la pobreza que en la riqueza. Está claro que el que aprovecha las oportunidades que le traiga su destino podrá alcanzar éxito y riqueza pero el que, además, ponga a trabajar sus poderes internos y su ingenio (muy pocos) obtendrán la fama.
Cuando Piscis busca la soledad porque le embarga la depresión necesita ayuda, y esa ayuda debe venir en forma de invitación y sugestión para que se entretenga con alguno de sus hobbies preferidos por su lado artístico o bien en contacto con alguna persona de las que él admira; lo importante es elevar el aspecto emocional y espiritual de su aura. También necesita apoyo en forma de afecto y comprensión porque de esta forma es muy posible que haga realidad algún sueño y termine manifestándose como un bien material que garantice su estabilidad. La pareja de un Piscis debe saber tratarle y darle ternura, alegría y cualquier cosa que aumente su confianza propia y su seguridad interna; eso será suficiente para su retraimiento. Sin embargo, si hay algo a lo que siempre está dispuesto un Piscis es a ayudar a los necesitados, es difícil que diga que no a alguien que le pida algo. No es muy partidario de dar en sentido material, sobre todo porque es mal administrativo y no tendrá o tendrá pocos medios, prefiere la ayuda moral, dar amor y alicientes, facilitar los medios a su alcance para que la persona necesitada vuelva a ser feliz; en definitiva, se compadece y hace lo que está en su mano para sacar al infeliz de su mal estado.
En los trabajos, los Piscis prefieren estar solos, no les gusta la multitud ni estar mucho tiempo encerrados. No les importa trabajar en lugares donde haya que cuidar o controlar a las personas, como asistente social y cualquier otro donde pueda ayudar a otros, pero los trabajos que se realizan en la soledad y en la tranquilidad le atraen más. Tampoco le gustan los puestos de ejecutivo, administrativo y similares, y menos aun si le nombran jefe pero, la literatura, lo artístico (cine, teatro, música, pintura, etc.) las religiones y las instituciones de caridad y todo lo similar, es lo más indicado para ellos. Estos nativos no suelen buscar poder ni fortuna y aunque tienen una mente despierta y cierta astucia para los negocios, prefieren no asumir la responsabilidad. Si un Piscis crea su propio negocio depositará su confianza en las personas prácticas y con capacidad de mando y organización aunque suelan simpatizar más con los innovadores y progresistas, cuando está en juego la seguridad e incluso la estabilidad familiar, sus amigos soñadores de proyectos utópicos (y más si son jóvenes) están fuera de sus objetivos. Si este encargado o jefe tiene que decir algo a otro procurará decírselo con tacto y diplomacia, y si fuera algo muy duro, quizás ni siquiera se lo diga. Su temperamento tampoco encaja mucho con la imagen de otros signos bruscos, violentos o mezquinos, los Piscis se pueden irritar o pueden dar alguna voz más alta que otra pero es muy difícil que sean agresivos.
Como signo doble también tiene una doble personalidad según su desarrollo, Piscis puede ser bondadoso, inspirado, demasiado crédulo y sensible a los sentimientos y dolores ajenos, humilde, encantador, tan ingenuo que puede ser engañado fácilmente y con tan poca personalidad que dará la razón a cualquiera que quiera convencerle. Este tipo de Piscis puede terminar buscando su propio espíritu para acelerar su desarrollo espiritual o bien puede tratar de huir de su propio destino cuando cree que no lo puede afrontar. El segundo tipo es mentiroso, estratega, perezoso o comodón, utiliza la argucia y la falsedad para conseguir sus objetivos, le da igual hacer daño al sexo opuesto por medio del amor, no le importa traficar con lo prohibido ni inducir a otros al consumo, suele juzgar y cuchichear sin ningún remordimiento, puede hacerse un depravado y ser marginado hasta el punto de verse privado de libertad por diferentes motivos. Cuando este último tipo de Piscis se introduce en el mundo del ocultismo, suele hacerlo con la sola intención de despertar poderes o de conseguir egoístamente sus objetivos, pero lo que no saben es que pueden caer muy fácilmente en la obsesión, el espiritismo, la magia negra y, en definitiva, en la locura. Muy diferente sería todo si desde muy joven le inculcaran los valores espirituales y le introdujeran en el mundo de las artes donde podría concentrar su mente para desarrollar su creatividad.
Además de llegar muy lejos con su imaginación, su intuición y su inspiración hacen que comprenda y sienta ciertos hechos que otros no logran. Su carácter conciliador y bondadoso hace que sea leal con sus amigos y que atraiga la simpatía de los demás. Es adaptable, simpático y aparentemente decidido, pero tiene poca fuerza de voluntad y menos seguridad en sí mismo, esto le lleva, en muchos casos, a buscar el apoyo o la protección de otros; si razonara más y controlara sus emociones alcanzaría cierto equilibrio. Es algo reservado y sabe guardar muy bien los secretos de quienes se los confían por eso, hace buenos amigos. Es muy emocional pero sabe utilizar muy bien su intuición y su imaginación en su aspecto creativo como es la música, la literatura y la poesía.
Piscis es el último de los doce signos del zodíaco y, como resultado del trabajo desarrollado en los otros signos (renacimientos), representa el fin de un ciclo evolutivo que conducirá a la perfección espiritual, pero mientras tanto tendrá que volver a comenzar otro superior en el signo de Aries. Claro que, de forma parecida a cualquier examen, unos aprueban y otros no y por eso, los que no han encontrado el sendero de la devoción y la espiritualidad, pueden terminar en esta vida algo perdidos y a merced de las circunstancias mostrándose así como una veleta sin apenas voluntad ni capacidad de decisión. Algunas de estas personas son tan psíquicas que pueden desviarse de su destino y actuar como mediums y, como tal, pueden ser obsesionadas por los espíritus que llevan consigo y por los que hay en los lugares donde se mueven. Dominadas muchas veces por las emociones, viven en un mundo imaginario y terminan cayendo en el consumo de alcohol u otras substancias intoxicantes como forma de huir de sus problemas y responsabilidades. Pero, el común de los nativos de Piscis, y más aun cuando tienen buenos aspectos en su horóscopo, son buenos amigos, leales, cariñosos, bondadosos, sumisos y partidarios de hacer el bien a las personas y a los animales. Luego entonces, el nativo debe esforzarse en practicar esas cualidades para evitar así verse controlado por todo lo mencionado anteriormente. Naturalmente que también deberían superar su timidez, su indecisión y su ingenuidad puesto que le pueden traer problemas.
Los Piscis son románticos, contemplativos, prudentes y de buena voluntad pero deben tener más iniciativa y actividad porque su aspecto pasivo y perezoso puede hacerles perder buenas oportunidades de desarrollo material y espiritual; de hecho, su éxito y su economía dependerá mucho de su voluntad y del esfuerzo que hagan. Son honrados, dignos de confianza y discretos, lo que atrae la simpatía de quienes le rodean. Deben controlar su apetito por los placeres y ciertos gustos que le podrían acarrear alguna enfermedad y, por supuesto, desarrollar la voluntad y el discernimiento para no verse dominados por la imaginación fantasiosa ni por las emociones. Una buena solución para no dejarse llevar por el ensueño y la evasión es hacer todo como si fuera un ofrecimiento a Dios, el cual, tiene que ser supervisado por el Mismo. Los Piscis desarrollados no intentan hacerse notar ni mostrar sus buenas obras ante los demás, como tampoco hacerse las víctimas para que les consuelen y ayuden en sus intereses. Por el contrario, deben ser un ejemplo de inspiración y de elevados sentimientos, en definitiva, un humilde servidor de Dios. Los Piscis son compasivos con las desgracias de los demás, son caritativos, hospitalarios y les preocupa el bienestar humano. El Piscis poco desarrollado debe tener cuidado porque es débil ante los placeres de la vida y los lugares de ocio por lo que, si cayera, podría ser causa de un gran retraso en su evolución. Es aconsejable que estas personas dediquen su tiempo libre a hacer alguna actividad artística porque ese sería un buen método para evitar tentaciones a la vez que desarrolla sus cualidades internas. La disposición psíquica negativa de estos nativos les inclina a ser falsos y a veces a cometer delitos, por eso también sería interesante que se afiliaran a alguna escuela de ocultismo seria o a alguna religión donde puedan trabajar con su aspecto devocional y donde puedan hacer un bien al prójimo.
El típico nativo de Piscis con cierto grado de desarrollo, tiene unos sentidos muy desarrollados, es versátil, compasivo, buen actor, con una buena memoria que suele utilizar para la literatura, la música y el arte pero, sobre todo, tiene la sabiduría obtenida de todos sus anteriores renacimientos en otros signos. Piscis es tímido y misterioso pero también a veces parece desequilibrado. Dentro de su mundo, nada fácil de explicar, es capaz de escribir cosas muy elevadas y bellas, su aislamiento le lleva a vivir y sentir las vibraciones de otros planos mentales y emocionales. Esas mismas vivencias internas son las que le llevan a ayudar y a interesarse por los necesitados y enfermos para poder sacarles de sus desdichas y fracasos. Son comprensivos y tolerantes, no juzgan ni critican, solo ayuda a los que pueden aun con su propio dinero y con tal de que se adapten a una nueva vida. Por estos motivos muchas veces se hacen religiosos, enfermeros o eligen profesiones similares donde puedan tener también sus momentos de meditación y plegaria. El amor, la compasión y el altruismo están por encima de casi todo en la vida de un Piscis desarrollado y, aunque a veces parece que viven en un mundo de ilusión, lo cierto es que pueden ser ejemplares. En realidad, podrían conseguir casi todo si se lo propusieran, sólo tienen que auto hipnotizarse y poner manos a la obra.
Al igual que los signos de Acuario y Escorpio, los Piscianos se interesan por los temas esotéricos, por la astrología, la numerología y otros relacionados con la meditación y la autoayuda. Suelen sacar buen provecho de todos esos estudios por medio de su imaginación y su intuición y hacen muchos amigos en ese mundo. También utilizan esas mismas cualidades psíquicas para analizar y averiguar cual es la naturaleza de sus amigos y, aunque no es nada fácil engañarles, ellos sí lo pueden hacer con mucho tacto y diplomacia. Su sensibilidad les hace débiles ante las ofensas y se pueden sentir heridos fácilmente pero, aun siendo pacíficos, se pueden alterar y dejar clara su posición, claro que, por lo general no pasan de las palabras. Para actuar de forma violenta tienen que hacerle cosas muy graves y, aún así, casi siempre actuará de forma repentina e impulsiva. Aun débiles ante las ofensas, principalmente la mujer, Piscis es fuerte ante los reveses del destino que, a veces, son muchos y vienen de forma imprevista. Pero, volviendo a su sensibilidad y a su sentimentalidad, muchas veces dudan de su fortaleza y lloran y se deprimen porque su timidez y su miedo no les permite ver que tienen la suficiente sabiduría como para vencer su depresión y sus batallas. A veces se aíslan solamente por no superar sus dudas, por no manifestar un poco de coraje, o por no imponer su personalidad como la mayoría de las personas lo hacen.
Los niños piscianos se diferencian mucho de los demás, tienen algo misterioso, como si estuvieran en un mundo de fantasía donde gozan de alegría y felicidad, son, en definitiva, como algo delicado que hay que cuidar y amar. Según crecen les encantará jugar a los personajes de cuentos, o jugarán con seres que ven y que nadie cree como son los gnomos, las hadas y las ondinas, por tanto, los padres de un niño Piscis no se deben asombrar ni contradecirle sino más bien colaborar con sus juegos y personajes. ¿Y esto porqué? Pues porque, si los niños en general son clarividentes durante un corto tiempo, los Piscis lo son mucho más y pueden ver a los seres que habitan en los mundos etéricos superiores. Ya desde pequeños se pueden interesar por el arte y la literatura, por lo que es aconsejable que sus padres les inicien en la poesía, la música, la pintura o el teatro. También tendrán que tener cuidado para no decirle las cosas de una manera brusca y cruda sino con delicadeza, ya que les cuesta adaptarse al mundo en que vivimos donde todo es materialismo y egoísmo. Los jóvenes Piscis suelen seguir sus propias normas, no se adaptan a las costumbres y métodos tan fácilmente, así es que, cuando no se les permite hacer lo que desean lloran hasta que sus madres ceden y se compadecen de ellos; lo cierto es que las voces y los castigos les perjudican mucho y, aunque desean tener libertad, terminan conformándose.
Los tres signos de Agua del horóscopo son más emocionales, psíquicos y aparentemente débiles que los demás, y de los tres, Piscis es el que más. Esa vida psíquica, interna es la que le hace débil e influenciable ante otras personas de más carácter e incluso ante determinadas tentaciones que a muchos les llegan a dominar. Su carácter compasivo su, a veces, complejo de inferioridad y sus ideas conformistas respecto a lo que le traiga el destino, pueden hacer que viva una vida de sufrimiento, tanto por sus propios asuntos como por la influencia de los problemas o sufrimientos de los demás. Pero como buen actor que es, no se puede asegurar cuando se siente débil y cuando lo interpreta, Piscis se puede pasar la vida sufriendo por no saber superarlo o sufriendo como los místicos voluntariamente a modo de desarrollo espiritual y redención. El primero y más débil puede caer en la droga, el alcohol y cualquier otra sustancia que le pueda dominar incluyendo a las personas de ese mundo que lo pueden inducir a ello; el segundo y más fuerte, puede desarrollar la clarividencia, puede contactar con otros mundos y puede desarrollar poderes que solo deben ser usados para ayudar a la humanidad. El primero es débil ante la sugestión, huye de las responsabilidades y obligaciones, se refugia en vicios por no plantar cara a la realidad, y le pueden engañar, estafar y meter en negocios oscuros por su falta de voluntad y decisión. El segundo es bondadoso, practicante del perdón, dispuesto a sacrificarse por los demás y con una gran voluntad de alcanzar los mundos espirituales.
En el amor y para el matrimonio Piscis es romántico, sentimental, en cierto modo enamoradizo y seductor, y partidario de crear una familia sencilla y armónica. Pero según el tipo de Piscis también puede haber engaños y enredos que pueden dar motivos para la censura y la crítica en la relación, claro que si al Piscis que le engañan o traicionan está más evolucionado de lo normal, es fácil que lo perdone y busque una solución amistosa o fraterna para ambos. Su carácter psíquico y sensible y su interés por lo esotérico y religioso serán elementos importantes para superar y suavizar cualquier problema en la pareja. Piscis procurará encontrar la paz y la armonía que necesita en su propio hogar y sus sueños y experiencias psíquicas pueden tener mucha influencia en la familia, pero que sea para bien o para mal dependerá del desarrollo, la comprensión y las intenciones del nativo y de su pareja. Dado que Piscis es, por lo general, una persona con inspiración que busca el desarrollo espiritual, es posible que conecte con alguna religión o escuela filosófica o de ocultismo donde poder desarrollar su espíritu. Claro que, si no está en ese nivel, será un perezoso que intente huir de sus problemas y responsabilidades engañándose a sí mismo y a cualquier otro para terminar en un mundo irracional lleno de temores, decepciones y engaños.
Normalmente, el nativo de Piscis no se esfuerza lo suficiente y se deja dominar por los problemas además como, a veces, tiene complejo de inferioridad tiende a entristecerse y a deprimirse si se le ataca. Suele alcanzar cierto desarrollo espiritual y muchas veces trabaja voluntariamente para conseguirlo, también se suele sentir unido a los aspectos elevados del carácter, pero quizás le guste más el recogimiento en la soledad y en lo interno así como los cambios relajados, la evasión y el ensueño que le haga vivir otra realidad. Sin embargo, le falta la fuerza necesaria y la constancia para prevenir o salir de sus caídas y debilidades y para fortalecer su voluntad ante las pruebas de su destino. Por otro lado, tiende a aumentar sus miedos irracionales, a refugiarse en el autoengaño, en sus fantasías o en sus utopías en lugar de hacer frente a sus deberes y responsabilidades. La impresión que suele causar Piscis es de ser poco práctico, de tener poca iniciativa y responsabilidad, de ser indeciso y, por lo tanto, de no alcanzar sus objetivos. Esto es cierto en muchos nativos pero si, además, se deja influenciar e impresionar por las personas y las fuerzas ocultas que le rodean, terminará con muy poca autoestima y confianza propia e incluso haciendo el papel de víctima. Piscis debe poner en práctica sus propios ideales de una manera objetiva y pensando en el bien que puede hacer a los demás.
Se puede decir que Piscis siempre tiene algún talento excepcional, bien sea para desempeñar un humilde trabajo o bien para centrarse hasta tal punto en su profesión que alcance las más grandes alturas, pero lo más común es lo primero. Es cierto que Piscis representa el desapego de las cosas mundanas y el servicio amoroso a la humanidad, pero eso no significa que no deban mirar al futuro en vez de dejarse llevar por sus debilidades cuando les acosan los problemas. Como signo de Agua, Piscis se identifica especialmente con los líquidos y entre ellos el alcohol y es ahí donde se refugian algunos para encontrar su “seguridad interna” en vez de buscar una solución a sus problemas. También hay casos en que les gusta experimentar para vivir nuevas emociones, de ahí que consuman estimulantes o busquen entretenimientos excitantes como el espiritismo. La naturaleza de Piscis lleva consigo los sueños proféticos o visiones de los mundos superiores, pero cuando consumen productos que dominan su voluntad, se pueden convertir en pesadillas terroríficas y visiones que alteran su tranquilidad. Por otro lado, tampoco es de los que cuidan mucho su salud, (que no es muy buena) Gasta mucha energía ayudando a otros, y los problemas emocionales de diferente naturaleza también le afectan, por eso y principalmente pensando en su salud mental, no debería ceder ante las tentaciones de consumo de las mencionadas substancias ni dejarse alterar su paz por los aspectos sentimentales y emocionales.
Los nativos de Piscis suelen ser tolerantes, comprensivos y partidarios de escuchar, sobre todo cuando alguien tiene problemas, y son estas cualidades las que hacen que sus más allegados le atosiguen con sus preocupaciones y malestares. A los Piscis no les gusta juzgar ni criticar, prefieren informarse al máximo antes de dar su opinión pero, por lo general, ni se escandalizan ni les importa las críticas y los juicios. Son algo curiosos pero de confianza y leales a la hora de guardar un secreto. Además de que, como he dicho, se interesan por ayudar a los desvalidos y a los enfermos y de que sus allegados acuden a él para contarle sus penas, muchas veces se debilita su salud porque su receptividad acoge las vibraciones que pululan a su alrededor; es decir, de las preocupaciones y sentimientos de los demás. Este es uno de los motivos por el cual necesitan aislarse de la multitud para meditar, relajarse psíquica o físicamente o incluso para orar. Alguien dirá que conoce a algún Piscis brusco, irascible o antipático, es posible, pero en algunos casos son sólo apariencias que ocultan su verdadera naturaleza fraternal; lo mismo ocurre con su sentido cambiante del humor que igual que puede hacer reír puede ofender, pero no es fácil que un Piscis muestre su verdadera naturaleza.
La mujer Piscis suele ser encantadora, atractiva, humilde, tranquila y muy dada a mantener la armonía y la paz. Le gustan los hombres en quien puedan confiar y refugiarse y quienes, cuando ella lo necesite, sean sus protectores. Ella no quiere ser más que él pero sí que el compañero sea atento con ella como lo es ella con él cuando tiene problemas o preocupaciones. Como todos los Piscis, también es soñadora pero tan femenina y cariñosa que casi no se aprecian sus defectos, pero claro, siempre hay excepciones y cuando un Piscis ha sido maltratado en su infancia, de adulto puede tener sus momentos de alteración y enfado que hagan parecer que no es la misma persona. Como administradora no es muy buena pero se las arregla con poco para vivir por no decir que casi hace milagros que serán admirados por quienes la conocen. Como madre, ni que decir tiene que quizás malcríe a sus hijos permitiéndoles más de lo debido y comprándoles todo lo que pueda (sobre todo si ella pasó necesidades); otras veces se pasan en benevolencia y no imponen ningún tipo de disciplina por no ver a los niños sufrir. La madre Piscis es todo amor y cuanto más débil, enfermo o necesitado un niño más lo mostrará. Les educará en su mundo de armonía, de literatura, música y de ensueños pero, aun con todo eso y su trabajo y sus problemas, siempre sabrá comportarse como mujer, madre y esposa.
Como signo doble, también se manifiestan más objetivamente las dos clases de Piscis. Los más adelantados buscan liberarse del renacimiento y de lo material acelerando su desarrollo espiritual, los otros andan errantes en busca de lo desconocido y de nuevas experiencias que aceleren las vibraciones de su aura, metiéndose donde no deben y terminando mal psíquica o físicamente. Estos últimos se pueden inclinar, por un lado, hacia una vida pasiva y ociosa cometiendo excesos en los placeres, pero los primeros elevan su desarrollo espiritual a través de la fraternidad, de la filantropía y del propio sacrificio. El nativo de Piscis desarrollado transforma y supera los obstáculos gracias a su análisis y meditación desde el punto de vista espiritual o místico; el poco desarrollado se refugia en vicios que le llegan a dominar sin apenas razonar lo que hace. Como es muy sensible e impresionable a todo lo que le rodea, a veces se hace inconstante e inestable lo que muchas veces impide la superación de los problemas y lo que le hace débil ante las sugestiones y tentaciones.
Como he dicho, este signo representa los dos senderos de perfección espiritual: El del místico y el del ocultista. La perfección a través del sendero del misticismo se alcanza a través del desarrollo de los más elevados sentimientos e ideales de la humanidad, los que nacen del corazón, es decir, la dedicación en pensamiento, palabra y obra a ayudar a la humanidad; este es el sendero de grandes místicos como Santa Teresa o San Juan de la Cruz. Quien de verdad desee desarrollarse en este sendero debe exteriorizar sus más elevados sentimientos, se encuentre en el nivel que se encuentre y tenga muchas o pocas oportunidades de ayudar amorosamente. El sendero del ocultismo está más indicado para los que les gusta discernir y los que no encuentran respuesta a través de la fe, es decir, para los que no encuentran una explicación razonable respecto a los misterios de la vida, del ser y de Dios. Estos nativos encontrarán una explicación razonable a través de la filosofía oculta esotérica así como los medios o conocimientos necesarios para su progreso. Sea gracias a un sendero u otro, el nativo de Piscis que busca la Verdad, debe tomar conciencia de que él es hermano de toda la humanidad, de que está evolucionando también gracias a ella, y de que, por tanto, debe ayudarla. Los dos senderos llevan a contactar con entidades de los mundos invisibles, sin embargo, el sendero del ocultismo puede resultar más peligroso si el nativo no sabe lo que hace ni donde se mete. El místico llega a contactar con las entidades celestiales por medio del servicio amoroso y desinteresado a los demás y por su devoción a Dios y a Cristo. El ocultista también puede conseguirlo pero como en este tema se incluyen muchas ramificaciones (magia, invocaciones, mediumnidad, concentración mental, espiritismo, tarot, uso de símbolos y arquetipos, etc.) corre el riesgo de que otros seres negativos puedan contactar con él y llevarle a su terreno. De ahí la necesidad de que en este sendero siempre se busque lo que sea verdaderamente positivo, por tanto, debe valerse del conocimiento para purificarse a la vez que lo aplica para beneficiar a los demás.

PISCIS DEBE SER: Pacífico, equilibrado y resignado en sentido general; sensitivo, impresionable e inspirado en sus actitudes con las personas más íntimas; afectivo, bondadoso y compasivo con todas las personas; humilde, sencillo y servicial como individuo ejemplar; desinteresado, humanitario y hospitalario con los necesitados; y introspectivo, místico y compasivo en su búsqueda espiritual.

PISCIS NO DEBE SER: Inactivo, descuidado ni negligente en el cumplimiento de sus responsabilidades; desleal, falso y liante con sus amigos; inseguro, inconstante y dudoso con sus asuntos y negocios; melancólico, susceptible o tímido en sus relaciones sociales.

RELACIÓN CON OTRAS PERSONAS: Como signo de Agua, los nativos de Piscis se suelen compenetrar mejor con las personas de signos de Agua y de Tierra.

PROFESIONES: Músico; pintor; bailarín; comerciantes de bebidas y tabaco; psiquiatra; farmacéutico; empleos domésticos o de hostelería; la religión; escritor; poeta; personas que cuidan o vigilan a otros (enfermeros, vigilantes de prisiones, etc.) profesiones relacionadas con el mar y el petróleo; asistente social; trabajos sucios, ilegales o que creen malos hábitos y vicios.

AMULETO DE PISCIS: GEMA: Crisolito, Coral. METAL: Estaño. COLOR: Azul oscuro, malva.

Francisco Nieto