lunes, 11 de enero de 2010

SIGNIFICADO DE LAS CASAS ASTROLÓGICAS (I)


Cuando el ser humano nace, lleva impresas etéricamente y en su propia aura las 12 casas astrológicas, en ellas y a través de ellas eleva su conciencia por medio de las experiencias y el desarrollo moral. Los planetas y sus aspectos, buenos o malos, causan los detalles en cada casa para que cada individuo saque provecho y forme su propio carácter y personalidad y se haga notar en sus relaciones sociales.
Las casas son el campo donde cada individuo puede realizarse y elevarse en su evolución psíquica, moral y espiritual. También son la materialización de las tendencias del zodíaco celeste; muestran la relación del Yo con cada uno de los sectores y qué actitud toma. Las casas no dicen como nos vamos a comportar sino las tendencias y posibilidades que tenemos para trabajar en cada una de ellas, por ejemplo: la casa 2 no dice que nos hagamos ricos o pobres sino que se refiere a la manera de manejar nuestro dinero y sus resultados y a nuestras posibilidades.
Las casas tienen más influencia que los signos y planetas respecto al destino de las personas. Las casas son como el cuerpo físico y los planetas en los signos son el Yo con sus capacidades y posibilidades; según el desarrollo interno del nativo así será el poder y las posibilidades de gobernar su destino. El significado de las casas y su efecto sobre el nativo es inevitable, las variaciones vienen dadas por el signo y los planetas que hay en ellas; un planeta bien aspectado en la 7ª casa es más significativa que ese mismo planeta en Libra que es su propio signo. Cuando no hay planetas, también tiene mucha influencia el regente del signo que haya en la casa.
Según se evoluciona hasta la iniciación, se va manifestando el poder de los planetas sobre los signos y casas aunque, como es lógico, estamos en cierto modo limitados por ellos. Los planetas en los signos indican qué poderes hemos obtenidos y cómo han encarnado en la personalidad; las posiciones en las casas indican el trabajo que se debe hacer y en qué medio ambiente. Los signos y las casas forman un temperamento, carácter y personalidad; los aspectos negativos a las casas indican lo que sucede para que una persona sea de determinada forma.
Muchos planetas en las casas que hay por encima del horizonte causan una personalidad extrovertida.

Muchos planetas en las casas que hay por debajo del horizonte causan una personalidad introvertida.

Las casas diurnas (superiores) indican la manifestación, creación, apertura al exterior y el poder en actividad.

La parte nocturna es ocultamiento, inactividad y asimilación.

Las casas que ocupan la mitad oriental indica la actividad del Yo para evolucionar, individualizarse y obtener poderes.

Las casas occidentales representan a los demás, unión separación, aumento o disminución, amistad o enemistad, evolución o involución a través de ellos, etc.
Debemos mirar las casas para ver qué papel estamos representando en nuestros infortunios y qué responsabilidad tenemos al mejorar nuestras vidas.

EJEMPLO: Júpiter en la 2ª casa, no es que tenga suerte por causa del destino sino por causa de sus actitudes de franqueza, entusiasmo y optimismo que le llevan a actuar sobre oportunidades que otros dejarían pasar; nosotros hacemos nuestra propia suerte. Debemos descubrir nuestras actitudes internas pensando en el signo de esa cúspide, planetas en la casa y del regente de la casa.


1º. CUADRANTE. “AUTOPERCEPCIÓN INTERIOR”: Representa: La persona, sus recursos materiales y sus ideas; la impulsividad y el desarrollo de la identidad y de las condiciones básicas de la persona. Corresponde al elemento Fuego.

CASA I. La personalidad, su expresión y su actitud en la vida, sus aptitudes, su conducta, el aspecto físico y su imagen. Sus tendencias hereditarias, carácter, posibilidades, las primeras experiencias, condiciones domésticas infantiles. Indica cómo expresamos lo interior hacia el exterior o nuestra imagen vista por los demás; el medio por el que se expresa nuestro ego. Qué imagen deseamos dar ante los demás.
Si Aries busca la identidad, esta casa es el nuevo comienzo; si Marte desea y aspira, esta casa indica cómo reaccionamos ante la vida; es la casa de más actividad, entusiasmo y energía a favor del nativo. Lo que represente el signo son las cualidades que debemos usar para alcanzar un desarrollo personal positivo.

I, Casa de Aries: Energía y vitalidad. Influye en el comportamiento y forma de reaccionar temperamentalmente.
Nuestra conducta externa o vibraciones que emitimos. El signo del ASC. y los planetas en la I casa muestran cómo intentamos conseguir de los demás lo que necesitamos. Hay que mirar a la I casa como: “ Lo que emitimos es lo que podemos conseguir de los demás, lo que necesitamos de los demás” si no es así, hay que cambiar conscientemente en la forma de relacionarnos. La conducta determina cómo la gente nos responde y es mejor ser consciente de esa conducta y modificarla para intentar hacer un retrato del verdadero Yo real.
Si el signo es de Fuego, habrá mucha acción; si es de Tierra, será reflexivo y práctico; si es de Aire, será más listo, sociable y razonador; y si es de Agua, será muy influenciable, sensible y emotivo. La persona se educa y desarrolla según el signo y los planetas con sus aspectos que haya en esta casa: Los malos aspectos pueden causar complejos, traumas o formas de conducta, pero en esto también tiene que ver la casa IV puesto que es la influencia de la familia y del hogar. Según sea el resultado de estas dos casas, así será la seguridad del nativo, y esto a su vez, repercutirá en la sociedad (casa VII) y en las metas que intente alcanzar (casa X)

CASA II. Representa los recursos materiales propios. La adquisición y gestión de nuestras posesiones; ganancias y pérdidas; el uso que hacemos de nuestro dinero; es la experiencia de lo material; es dónde nos preocupamos por ganar dinero; las empresas. Es el Yo tengo y quiero, pero también puede ser el no puedo y sus frustraciones; representa las ganancias e inversiones futuras, es el instinto de conservación y posesión, los logros materiales. La autovaloración y la autoestima.
Si Tauro desea producir y obtener resultados, esta casa se relaciona con nuestros recursos personales; si Venus muestra nuestras actitudes para apreciar y atraer cosas materiales, esta casa se relaciona con los bienes materiales que tenemos y que apreciamos del mundo físico.
II Casa Tauro: Constitución del cuerpo físico, la salud física, la fuerza y la solidez del cuerpo.
El dinero es neutro y dependiendo de cómo se le maneje será bueno o malo, es una importante lección aprender a manejar dinero de una manera sana y bien. Si odiamos el dinero o subconscientemente lo vemos como malo, es probable que no tengamos mucho o que lo conservemos.

Ejemplo: Piscis o Neptuno en la cúspide de la II casa, tal vez piense que no es espiritual que tenga cosas materiales y que “Dios proveerá”, por lo tanto, sus asuntos económicos serán difusos y superficiales y quizás sufra mucho en cosas financieras hasta que sus actitudes sean más equilibradas. También es muy importante el sentido de los valores, es muy importante que entendamos lo que valorizamos porque es el centro de la acción de nuestra vida y nos conduce a la formación de metas.
Los planetas y el signo de la cúspide de esta casa indican el control que tendrá la persona con los demás y el altruismo o egoísmo. Según los planetas que haya puede hacerse celoso y posesivo, y esto puede afectar a: Casa V (amor) VIII (sexo) y XI (amistad) Si la casa II está muy fortalecida, la persona puede pasarse en el control del dinero.

CASA III. Representa la clase de inteligencia de la persona, la capacidad de comprensión, su razonamiento y su lógica, es la casa del aprendizaje, la que marca la clase de educación y cultura que recibe en la infancia (incluido el colegio), y cómo se muestra y comunica (a la vez que le afecta) con los demás. Los escritos, las cartas, medios de transporte y de comunicación, la publicidad, los viajes cortos, los hermanos y vecinos, la conversación, el intelecto derivado de la educación y el estudio, la necesidad de conocer y asimilar; las relaciones con personas próximas y las de correspondencia y los estudios.
Si Géminis es la necesidad de información y experiencia como medio de aprendizaje, esta casa muestra el conocimiento que recibimos a través de la educación y de las personas que nos rodean; si Mercurio es la capacidad de obtener, analizar, clasificar y comunicar todo lo que sabe, esta casa se refiere al conocimiento que obtenemos en los primeros años en el medio ambiente que nos rodea.
III Casa Géminis, Inteligencia: Muestra cómo se desenvuelve el individuo entre las personas, cómo se comunica y relaciona, su nivel intelectual.
Es muy importante la comunicación entre las personas, si a nosotros no nos entienden debemos buscar en la III casa para ver si nos hacemos entender bien o no: esta casa muestra nuestra actitud y enfoque respecto a esa habilidad vital.

Ejemplo: Sagitario en la casa III está muy abierto a invitar a la comunicación de los demás mientras que Escorpio podría ser muy reservado y desanimar la comunicación con su forma de hablar mordaz.
Los hermanos/as se les asocia con la III casa pero es más certero decir que la III nos muestra a las personas involucradas con nosotros, cómo nos afectan y cómo las experimentamos, Ejemplo: Escorpio en la III casa: puede tener celos de su hermano; Libra en la III: querrá mucho a su hermano; Piscis en la III anhelará un hermano hasta crear uno imaginario. Lo importante no es la realidad externa sino la realidad interna, nuestros sentimientos y actitudes acerca de esa situación.
Los planetas en casa III y el signo indican cómo fue la infancia en general, por ejemplo: Mercurio es inteligencia pero mal aspectado es poca concentración, despiste e inestabilidad; Marte es energía y actividad pero mal aspectado es irritable, impulsivo e inadaptable; Saturno es concentración pero mal aspectado es pesimismo, obstáculos, problemas e intolerancia. La casa III también representa si el nativo tiene hermanos y como se relaciona con ellos.


Francisco Nieto